lunes, 24 de junio de 2013

FMI Y BCE DISCUTEN AUSTERIDAD EUROPEA

El acalorado debate sobre las medidas de austeridad en Europa volvió a encenderse ayer, por las fuertes diferencias entre funcionarios del FMI y del Banco Central Europeo (BCE) y los comentarios de Angela Merkel sobre que Alemania necesitaba tasas de interés más altas. En momentos en que se disipa la amenaza de una ruptura del bloque monetario, algunos funcionarios de la zona euro dicen que es tiempo de moderar las medidas de reducción de la deuda gubernamental, ya que la reacción de unos mercados financieros más calmados no sería tan mala. El Fondo Monetario Internacional (FMI) también prescribe esa medicina, tanto para la zona euro como para Reino Unido, pero Alemania y el BCE se oponen. "Existe (...) un riesgo de que Europa pueda caer en el estancamiento, lo que tendría consecuencias muy serias para las familias, las compañías, los bancos y otras instituciones fundamentales", anotó el primer subdirector gerente del FMI, David Lipton, en una conferencia en Londres. Pero en la misma conferencia, organizada por The Economist, un miembro de la directiva del BCE, Jörg Asmussen, instó a los gobiernos a continuar la consolidación presupuestaria y las reformas. "Aplazar la consolidación fiscal no es la salida fácil. Si lo fuera, la habríamos usado", dijo Asmussen. "Aplazar la consolidación fiscal no es un almuerzo gratis. Significa mayores niveles de deuda. Y esto tiene costos reales en el área del euro, en el que la deuda pública ya está muy alta", expresó. Expreso, 26 abr. 2013, p. 7

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada