miércoles, 16 de abril de 2014

LOS AFILIADOS DEL IESS SE QUEJAN POR LA ATENCIÓN Y LA FALTA DE MEDICINAS

El 24 de febrero pasado, el Consejo Directivo del IESS emitió la resolución 464, en la cual se fijó la afiliación obligatoria para profesionales sin relación de dependencia. Pero el presidente del IESS, Fernando Cordero, dijo que la disposición fue mal interpretada y que la afiliación es voluntaria. Aunque el IESS cuenta con un presupuesto de USD 1 840 millones para este año, la resolución inquieta a afiliados y pensionistas. Una de sus preocupaciones es si cuenta con la capacidad suficiente para satisfacer la demanda de atención. Una muestra está en los pasillos del Teodoro Maldonado, donde las quejas por la falta de medicamentos, camas y personal médico son constantes. Este panorama se repite en el Andrade Marín, de Quito. El jubilado Osvaldo Ferro acudió a esta casa de salud por problemas neurológicos, pero cuenta que el médico que lo atendió "se portó grosero". Para él, lo único que han hecho es pintar las paredes y limpiar, pero la gente sigue amontonada y la atención es pésima. El Comercio, 17 mar. 2014, p. 2

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada