domingo, 16 de febrero de 2014

LA LEY SOBRE LA CRISIS BANCARIA ENFRENTA REPAROS

Al cumplirse 14 años del derrocamiento del presidente Jamil Mahuad, tras la declaración del feriado bancario en 1999, el Estado perfila una vía (mediante un proyecto de ley) para cerrar las secuelas de esa crisis. El texto, aunque alabado desde varios sectores, tiene evidentes vacíos según las autoridades. Pedro Solines, superintendente de Bancos, considera que el documento podría ser uno más de los numerosos intentos fallidos por cobrar el dinero de los bancos extintos, si no se aplican correctivos. Para él, que los gastos generados por los trámites de cobro (que exige la normativa) vayan al déficit de las entidades cerradas, es declarar ese dinero como perdido. Durante la sesión de la Comisión de Desarrollo Económico de la Asamblea, ayer en Quito, Solines sugirió que se deben buscar mecanismos de cobro concretos y especificarlos en la ley. Otro tema pendiente, dijo el funcionario, es el cobro a todos los acreedores de la banca. El proyecto establece la vía de cancelación para los depositantes que tengan hasta 75.000 dólares pendientes. La medida cubre al 95 por ciento de los afectados, sin embargo no se especifica qué sucederá con el 5 por ciento restante. Expreso, 21 ene. 2014, p. 4

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada